Deby Torres Cadmilema

hace 2 meses · 3 min. de lectura · visibility ~100 ·

chat Contactar con el autor

thumb_up Relevante message Comentar

"Dios ama a los humildes" Una creencia limitante en latinoamérica.

Cuando definimos a una persona como humilde, en el 98% de los casos, estamos hablando de una persona con escasos recursos económicos. Lo vemos en la publicidad, en los medios de comunicación y lo usamos diariamente. ¿Pero, porque utilizamos tan mal un término, si la definición de la humildad es otra? 

Humildad: 1. Virtud que consiste en el conocimiento de las propias limitaciones y debilidades y en obrar de acuerdo con este conocimiento. RAE

¿Acaso una persona de clase social alta no puede ser humilde? ¿Solamente los pobres pueden ser humildes? Pero, de dónde viene esta idea tan equivocada; y por qué se encuentra totalmente aceptada por la sociedad. ¿Es acaso esta creencia la que realmente nos divide entre ricos y pobres? 

Para entender un poco más al respecto, tenemos que realizar un análisis histórico que nos brindará una guía para que cada uno de nosotros formule su conclusión.  Esto debido a que, dependiendo de nuestra clase social, raza o cultura, hoy nos veríamos más o menos afectados por esta creencia.

 

Existió una increíble diferencia entre los colonizadores españoles y portugueses con los ingleses. Mientras que la corona portuguesa y española realizaban misiones con la bendición del vaticano; Inglaterra pasaba por una de las mayores revoluciones en su territorio: La revolución protestante que estaba en contra de los ideales de la iglesia católica. Podríamos decir que los colonos que llegaron a suelo norteamericano, no estaban tan interesados en continuar con el conservadurismo de la iglesia en este nuevo territorio “tan lejano”. Quienes decidían llegar a estas tierras, lo hacían con una promesa de una nueva vida. (Una estrategia que fue utilizada por la corona inglesa con el objetivo de aumentar la población frente a sus vecinos)

Por otra parte, el catolicismo, para los españoles y portugueses, sirvió para conquistar terrenos en nombre del rey y de “Dios”. En vista de la pérdida de fieles en Europa, el vaticano puso sus ojos en Latinoamérica como un niño a un dulce. Entonces, además de conquistar los territorios, todos debían ser convertidos para salir del estado salvaje en el que se encontraban y así aumentar más seguidores a su institución. Las misiones jesuitas servían principalmente para educar y convertir a aquellos indios salvajes. Todo aquel que no cediese podía ser condenado a muerte. Estas misiones se transformaron en un puerto seguro para los indígenas donde más tarde se convertirían en sacerdotes. . Templos en medio de la selva que servirían como escondites para no ser llevados por los esclavistas.

Las situaciones de aquel momento y los conflictos de poder dieron paso para que la religión sea una especie de salvación para el indígena. Un plan que fue estrictamente pensado para el aumento de fieles católicos, funcionando así por varios siglos. 

Años más tarde, la iglesia se enfrentaba a un nuevo desafío: Los ateos en Europa. ¿Cómo es que vamos a tener más fieles ahora? Entonces, el vaticano realizó el Concilio Vaticano II, donde redefinirían el poder social de la iglesia, obvio con la perspectiva de los países desarrollados. 

Bienvenida a Latinoamérica: La iglesia de los pobres. 

La Iglesia de los Pobres fue víctima de genocidio, concluyen organizaciones  en informe a la JEP | CAJARre?
Cr QUE Es PUEBLO
77 — QUE [SIG ESiA
Fuente: de Colectivo de Abogados José Alvear Restrepo

En un continente, en donde reinaba la periferia y la opresión. La clase popular es un atractivo para poder dominarla, si le damos a este grupo la salvación, ellos se quedan con nosotros. Simple, ¿no? Entonces nos entregaron la salvación.

No estamos criticando aquellas organizaciones que se destinan a ayudar al pobre en nombre de Dios. Lo que criticamos es que se valieron de la instauración de una educación limitante para poder mantener un sello de Siempre Fieles. 

Personas de clase media y baja crecen viendo al rico como alguien malo, como alguien que no es humilde, de quien hay que desconfiar. Pues Dios nos amaría más si nos mantuviésemos pobres pero honestos. Acompañadas de estas creencias llegan frases como “Dios proveerá”.En el campo podemos ver a varios agricultores que piensan que mientras más fe ellos tengan; llegará un dia que Dios hará llover en su campo. No se trata de dejar de ser fieles, se trata de dejar de ver al dinero como algo que corrompe e inmediatamente dejamos de ser buenos ante los ojos de Dios. 

El dinero es una energía, una herramienta que nos permitirá realizar lo que deseemos. Si somos personas generosas, lo seremos inclusive más. El dinero no significa poder sobre el otro. Lo que pasa es que el discurso de la iglesia entra en nuestros oídos a través de la humildad, de la lucha; cuando debería estarlo a través del amor y la empatía. Esta mentalidad, en mi opinión, es la que divide realmente al pobre y al rico. Es de esta debilidad de la que se valen gobiernos y grupos sociales para alimentar un dolor de una clase popular. 

Es necesario un proceso que rompa generaciones de un pensamiento muy instaurado dentro de nosotros. América Latina es una región creativa y fuerte, un pueblo que lucha. Pero, mi pregunta final es: ¿Cómo podríamos cambiar una mentalidad que ha sido trabajada por siglos?  

La respuesta es una sola: Educación 

thumb_up Relevante message Comentar
Comentarios

Más artículos de Deby Torres Cadmilema

Ver blog
hace 1 mes · 2 min. de lectura
Deby Torres Cadmilema

La inestabilidad

Crecimos en una sociedad que nos empuja a crecer, ...

hace 1 mes · 1 min. de lectura
Deby Torres Cadmilema

Bailemos entre el bien y el mal.

Báilame así, · así, sin necesidad de saber danzar, ...

hace 2 meses · 6 min. de lectura
Deby Torres Cadmilema